Después de enfrentarse a un trío de contratiempos, suministrador de artículos para fiestas dice que su destino pende de un hilo

Con una licenciatura en Administración de Empresas y un deseo de alcanzar el sueño Americano, Araely Garcia se mudó de Guatemala a los Estados Unidos en 1995. Ella dice que su vida no ha sido la misma desde que se convirtió en co-propietaria de La Fiesta Party Supplies & Gifts, un distribuidor de importación y exportación de artículos para fiestas ubicado en Los Ángeles.

Pero el camino de Aracely hacia el emprendimiento tuvo un difícil comienzo después de haber llegado a los Estados Unidos. Después de enterarse que su título en negocios no sería válido en el extranjero, su familia le aconsejó que buscara trabajo de mano de obra. Remisa a comenzar desde cero, e inscribió para tomar clases de inglés en la escuela local. Un tiempo después, consiguió su diploma en Desarrollo de Educación General, donde conoció a su futuro esposo y socio comercial, Alfredo Garcia. 

Aracely comparte que en un principio, a ella le faltaba fé en sí misma y en su negocio. Ella explica, “Nuestra empresa era muy pequeña y dudaba de nuestro éxito. Pero Alfredo me animó a trabajar duro y ahora hemos estado en este camino por más de 15 años. Abrir una pequeña empresa tiene sus obstáculos, pero no es imposible para los inmigrantes. Cualquier cosa es posible si trabajas duro en ello.”

Con el paso del tiempo, Aracely y Alfredo expandieron su negocio y aumentaron sus ingresos lo suficiente como para contratar un empleado más. En Abril de 2019, la Administración Federal de Pequeñas Empresas otorgó a su negocio un premio como Exportador del Año de Pequeñas Empresas de la SBA.

La empresa de Aracely y Alfredo incluso ha creado nuevas oportunidades para otros empresarios, como su hermano que abrió un segundo local de su tienda de suministros de artículos para fiestas en Las Vegas. Ella dice que ha sido tan exitoso que abrió una segunda ubicación en la misma ciudad.

Pero el día de hoy, Aracely y Alfredo se encuentran en una encrucijada. Desafortunadamente para ellos, las cancelaciones de fiestas de cumpleaños, graduaciones y celebraciones del Día de la Madre afectaron gravemente su empresa. 

Y para Aracely y Alfredo, ellos sintieron los impactos de tres maneras. 

Tuvieron que cerrar su empresa durante dos meses después de la orden de cuarentena oficial, lo que los devastó financieramente. A mediados de Mayo, ellos reabriaron su empresa durante unos días, solo para cerrar sus puertas de nuevo cuando se produjo un incendio inesperado cerca de su tienda. A pesar de sus súplicas a los oficiales para que la dejaran recoger un pedido grande de su tienda, le negaron la entrada. Le dijeron que tomaría al menos tres semanas para que el área volviera a abrirse, una calamidad que los devastó aún más. 

Una vez que Aracely pudo reabrir su empresa en una segunda ocasión, ella tuvo otro contratiempo. En respuesta a las protestas provocadas por el asesinato de George Floyd y otros actos violentos en contra de los Afroamericanos, muchas ciudades, incluida Los Angeles, cerraron empresas una vez mas. Esto incluía La Fiesta Party Supplies & Gifts

que acababa de reabrir después del incendio. Aracely explica: “Nos unimos a nuestros compañeros de todos los orígenes y sentimos su dolor. Pero ahora nos enfrentamos a otro obstáculo y no estoy segura de cómo lo lograremos ”.

Aunque Aracely recibió un préstamo del Programa de Protección de Pagos de Cheque y un anticipo de los Préstamos para Agravios Económicos por Desastres, no está segura de cómo su empresa se mantendrá a flote. Después de las órdenes de cuarentena, un incendio y disturbios civiles, el futuro de su empresa pende de un hilo. Ella explica: "Estoy agradecida con la SBA y el gobierno por su apoyo hasta ahora porque nos podremos mantener abiertos un poco más, pero aún no es suficiente. Las empresas como la mía necesitan más ayuda ahora que nunca.

En los últimos meses, Aracely y Alfredo se reinventaron para superar estos obstáculos. Alfredo trabajó en varios oficios durante algún tiempo para mantenerse a flote, mientras que ella decidió trabajar desde casa mientras sus tres hijos están aprendiendo virtualmente.

Ella explica: "Ha sido un ajuste, pero al menos estoy pasando más tiempo con mis hijos. Mi esposo volvió a trabajar en la tienda y ahora estamos haciendo todo lo posible para cumplir con los pedidos que aún tenemos y mantener nuestra empresa en marcha."

Small Business Majority está compartiendo historias como la de Aracely para educar a los encargados de formular políticas sobre lo que los propietarios de pequeñas empresas necesitan para sobrevivir a esta crisis. Ayúdenos a correr la voz de que los responsables de las políticas deben hacer más para apoyar a los propietarios de negocios para que nuestra economía se recupere compartiendo su historia o firmando nuestra carta al Congreso.

States: 
Small Business Profile